13 julio 2015

Es verdad




¡Ay, qué trabajo me cuesta
quererte como te quiero!

Por tu amor me duele el aire,
el corazón
y el sombrero.

¿Quién me compraría a mí
este cintillo que tengo
y esta tristeza de hilo
blanco, para hacer pañuelos?

¡Ay, qué trabajo me cuesta
quererte como te quiero!


Federico García Lorca






Cada día

05 junio 2015

En los video juegos somos valientes

Silencio, no encontrar las palabras
Describir lo que gira alrededor de ese vacío central
Observarlo, adentrarse
Ahí está lo que importa

29 abril 2015

Sospecha 713




















Cuando conecto con mi esencia
lo concreto, lo objetivo, lo mensurable...
mi nombre, mi cuerpo, mi profesión, mi edad...
los observo como agentes ajenos y extraños

No soy mi nombre, ni mi cara, ni mi cuerpo,
ni mi edad, ni mi profesión
yo soy yo en cada segundo

28 abril 2015

Con todos los agujeros llenos de bolsillos


espérame
como se espera al viento


llegaré con tierras regadas de cielos
con mañanas sembradas de árboles, libros, semillas, collares, pájaros del desierto
con sábanas arrugando domingos
llegaré con calles en ámbar, con mis pies llenos y mis manos serenas
llegaré con todos mis agujeros llenos de bolsillos

13 abril 2015

Recuerpos II

me giro estás en el asiento de atrás
dolorosamente hermosa, te conviertes toda en mar
salté y te abracé



reconstruímos nuestras carnes
rememoramos los moldes

inexplicable, inevitable


Ahora, sigo negociando el empuje de mis olas

30 marzo 2015

Shakir fakir



























un mes ciego, sordo y mudo

sigo sentándome en rojo, verde y blanco
muñeco roto de ojos retorcidas y piernas rotas
con la boca crujiendo, las alas muertas
me arranco los nidos de cristales
sangran los órganos

recuerdo principios de año,
yo abandonado por nosotros en mi propio hogar
sepultando las noches en mis sótanos
cayendo sin remedio bajo sábanas de piedra

roto
veo la voz
y el silencio grita

Recuerpos

























recuerpos

- bajaba entre las sábanas y me convertía en un gato descubriendo luces a oscuras

- buscando el sueño con mis manos comprobando entre alaridos cada lugar en su parte
estacionar en tu espalda como si fuera a tomar la sopa
respirar los cuatro centros buscando calma con tocino y velocidad
con hambre suicida buscando agujeros para nadar en la muerte y poder sobrevivir
y al final de cada final, más y más crujidos
y la necesidad de ir volcando hormigón en los relojes


- la madera, el verde, el amarillo del huevo, todo lleno de vidrio y cielo
la muralla partida, la puerta que nunca cierra
el ruido, el ruido, el ruido
el viento, la ropa al borde del precipicio
las ganas de ser pájaro y volar
las ganas de anidar

cada bola de mar que nos hicimos, cada programa, cada fractura
las razones con las que se ponían las cuatro caras
cada gota estirándose, el suelo y yo, charcos
colores llenos escombros
escombros llenos de colores

la iglesia, las horas y las campanadas
los dolores, los ramos, las madrugás, las crucifixiones y las resurrecciones
de todas las semanas santas que caían en
cascada se quedó la capacidad

- bucando huecos por adoquinado con el estómago vacío
y el corazón perdido y la cabeza llena de razones
y el peso de los silencios toreando en todas las plazas de los terceros
el adios resonando a maderas huecas toda la tarde

y en cada esquina buscándonos
mirando hacia donde no estábamos
el amor y la herida, se pierde, se encuentra, se hace cada día
la salida, el amor y la herida, se comparte en el plato
el calor por el frío, la salida por saltar y el amor tan encogido
en una, todas las ganas y todas las heridas
y allí fue
allí se escribió el drama, la obra, el personaje, el final: crack
algo se rompió