08 mayo 2011

Como la lluvia



Como la noche no
quiero que tú desciendas,
no quiero cumplimiento
sino revelación.
Desciende hasta mis ojos
veloz, como la lluvia.
Como el furioso rayo,
irrumpe restallando
mientras quedan las cosas
bajo la luz inmóviles.
Que no quiero la dulce
caricia dilatada,
sino ese poderoso
abrazo en que romperme.

[Por las afueras VI - Jaime Gil de Biedma]

[Instalación artística: Ernesto Neto]

2 comentarios:

Rebelde dijo...

Como las gotas de agua,finas en su comienzo y enormes en su término dejas en el final de tus versos un perfecto final. Un abrazo.

Víctor dijo...

Hola Rebelde.

El poema no es mío. Como puedes ver al final, es de Jaime Gil de Biedma.

Los cuatro últimos versos conforman un estremecimiento brutal, el grito desgarrador, el hilo de luz que se traga el abismo... Son unos versos que no apiadan de mí.

Gracias por dejarte ver.
Un abrazo.